Facebook LinkedIn Google Plus

Nutrición en la Astenia Primaveral

ASTENIA PRIMAVERAL         Captura de pantalla 2014-02-19 a las 12.25.12

El aumento de la luminosidad, el cambio de estación y de hora y la llegada del buen tiempo, puede generar este trastorno mayoritariamente en mujeres.
Está causado por una disminución de los niveles en sangre de las endorfinas sustancias conocidas coloquialmente como las hormonas de la felicidad.
Sus síntomas son diversos desde alteraciones psíquicas y físicas como: somnolencia, irritabilidad, cansancio, apatía,alteración del sueño, falta de motivación, cierta perdida de memoria, tensión arterial baja, dolor de cabeza, bajada de libido. Debilidad muscular, tristeza inexplicable, falta de apetito
El síndrome de Astenia primaveral no es una enfermedad sino un trastorno pasajero.
Ante estos cambios es muy importante cuidar lo que comemos seguir una dieta equilibrada y fortalecer nuestro sistema inmune, mantener una higiene del sueño descansando de 7h a 8 h durante la noche, hacer ejercicio ( 30 Minutos) al día

RECOMENDACIONES GENERALES:

Empezar el día con 2 vasos de agua tibia y 1 cucharada de polen disuelta en un poco de agua.
Fraccionar las comidas en varias tomas (4-5).
Mantener las proporciones adecuada: Carbohidratos (55%), Proteínas (25%), Lípidos (20%).
Beber abundante agua fuera de las comidas. (evitar el agua fría)
Tomar la fruta fuera de las comidas, NO de postre. Por la mañana
Sal: Adecuar la cantidad necesaria para evitar la retención de líquidos.
Evitar el sedentarismo.

ALIMENTOS FAVORABLES:

Verduras y hortalizas de temporada.
Frutas de temporada.
Germinados.
Legumbres + arroz integral.
Otras fuentes de proteína vegetal: tempeh, seitán, tofu, . (Existen hamburguesas vegetales.)
Fuentes de proteína animal: carne magra+blanca y pescado blanco+azul.
Agua mineral y tisanas.
Alimentos saciantes y ricos en fibra.
Pan: ecológico e integral, sea de centeno, kamut o espelta. Tostar para que resulte más digestivo.
Aceite de oliva virgen, primera presión en frío.
Incluir en la dieta pequeñas cantidades de FRUTOS SECOS NATURALES (NO SALADOS): nueces, almendras, avellanas
Stevia: endulzante natural, para sustituir sacarina y aspartamo.
Café de cereales: sucedáneo de café, hecho a base de cereales tostados y achicoria (tipo “EKO”), como sustitutivo del café.
Batido vegetal de avena, arroz, almendra, castaña… como sustitutivos de la leche.
Harinas, arroz y pasta integrales.
Semillas oleaginosas (SIN SAL): sésamo, pipas de girasol y calabaza. (Por ej. en las ensaladas)
Kéfir de cabra, como sustituto del yogur habitual.

MAICA ANGEL
NATURÓPATA

Publicado en Diagnóstico
-->